Malas noticias: los postres te están deprimiendo

La ciencia dice que estos snacks azucarados no son nada buenos para tu estado mental.

Malas noticias: los postres te están deprimiendo

Hay días en los que crees que solo una dona al estilo Homero Simpson, un pedazo de pastel chocolate como el que Bruce se tiene que terminar en Matilda o un helado de tu sabor favorito pueden mejorar tu día. Te fue tan mal en la oficina, o tuviste tanto trabajo, que necesitas una dosis de azúcar para ser feliz, pero, a pesar de que a veces no puedes controlar el antojo y ves a todos con cara de paleta (como en las caricaturas), la ciencia tiene una buena razón para que te despidas de los postres de una vez por todas.

Algunos no podemos pensar en una comida sin un postre, no sentimos que en verdad comimos si no tenemos algo dulce l final, pero según un estudio en Molecular Metabolism, comer postres, o azúcar en general, puede ser la causa de tu mal humor y tu estado de depresión constante.

Según el estudio, la grasa saturada y el azúcar procesada tienen un efecto negativo en tu cerebro. Específicamente, causan una inflamación dañina en las áreas responsables de controlar tu humor y estado de ánimo. 

La inflamación en sí no es el problema, sino que causa cambios neuronales que te dejan sintiendo ansiedad y depresión, y te deja atrapado en un círculo vicioso en el que sigues comiendo azúcar (pensando que puede ayudarte) solo para sentirte cada vez peor y con más ganas de comer.

Los postres no son el enemigo si los eliges de forma inteligente, el estudio recomienda elegir opciones que no están saturadas de azúcar (adiós malteada de Nutella, churros con chocolate, donas rellenas de helado y pasteles con kilos de betún). Comer una fruta de vez en cuando no te va a matar, y reemplazar la mantequilla por ingredientes como el aceite de oliva cada vez que puedas.

La idea de no comer postres suena deprimente, la buena noticia es que, con moderación, pueden seguir siendo parte de tu vida.

#TrendyHealthy #AzucarMental

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *