El nuevo papel de Scarlett Johansson está causando polémica

La actriz va a interpretar a un hombre trans y no muchos están de acuerdo.

El nuevo papel de Scarlett Johansson está causando polémica

Todos sabemos que los actores no son en verdad sus personajes, Chris Hemsworth no es un dios nórdico, Gal Gadot no es una guerrera amazona (aunque sí se ve como una) y Jared Letono es un villano psicópata (aunque a veces, también se ve como uno). Sin embargo, hay papeles que son más problemáticos que otros y que han provocado la crítica y furia de miles de personas que se sienten personalmente atacadas por la decisión de los directores de usar a ciertos actores que, de acuerdo con la opinión general, le están robando oportunidades a otros y explotando a los personajes que les toca interpretar.

Scarlett Johansson sabe muy bien cuál es el problema, ella se convirtió en objeto de críticas y ataques (cosa que no es aceptable) cuando se anunció que sería la protagonista de la versión live action de Ghost in The Shell, que pedía a un personaje asiático, no a una actriz blanca.

El nuevo trabajo de Johansson, el protagónico en la nueva película de Rupert Sanders, Rub & Tug, está causando controversias por razones similares.

En esta película, Johansson tiene el papel de Dante “Tex” Gill, un hombre transgénero que durante los años 70 y 80 operaba un círculo de prostitución bajo la fachada de salones de “masajes”. Gill fue arrestado en 2003 por cargos de fraude y cuando murió, su obituario solo decía “Ella fue siempre la mujer que prefería ser conocida como un hombre”.

Según los críticos de la película, y la elección de poner a Johansson y no a un actor trans en el papel, es que se refieren a Gill con pronombres femeninos y hablando de él como si solo se tratara de una mujer muy masculina. Además, comentaron que la oportunidad se le debe dar a un actor que sepa lo que Gil vivió y que se identifique con él a un nivel mucho más personal, en pocas palabras, el papel debió haber ido a un actor trans. De hecho, un post hasta incluyó la foto del actor al que les gustaría ver en el papel.

Johansson respondió que muchos actores cisgénero como Jeffrey Tambor, quien recibió un Emmy; Jared Leto, quien recibió un Oscar; y Felicity Huffman, quien recibió una nominación, han hecho papeles similares y nadie los ha criticado, cosa que enfureció todavía más a algunos.

Su respuesta prácticamente fue “si todos lo hacen, entonces yo también”, y aunque su trabajo consiste literalmente en eso – convertirse en personas que no es – en este caso, es muy probable que no tenga la razón.

Hollywood ha estado batallando con el tema de la representación desde hace años y poco a poco está cambiando, pero, para esto, es necesario crear oportunidades y salirse de la zona de confort, aunque esto signifique no tener a Scarlett Johansson en tu película.

Esto no es tan fácil, sabemos que hay historias que solo se dan a conocer gracias a que llevan el nombre y apellido de una persona famosa o actor taquillero, y si se lo quitan, no muchos irían a verla. Pero: ¿esa es razón suficiente para usar a los mismos actores una y otra vez, aunque no tengan nada que ver con sus personajes?

El tema es muy complicado, (opinion controversial aquí) pues el papel debería ser para el actor que se lo gane, comparta o no la raza, género u orientacion sexual del personaje. Y es que, en ese caso, se corre el riesgo de encacillar a los actores LGBTQ+ solo en ese perfil de personajes, y esa tampoco es la solución. Al final, son actores y no necesariamente comparten opiniones, estilos de vida, nacionalidades, orientación sexual o el género de sus personajes. Es verdad que se deben dar más oportunidades a actores diversos y ser más incluyenles, pero también es importante reconocer que los actores no necesariamente deben ser idénticos a sus personajes.

#TrendyCelebrity #ScarlettJohansson

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *