Cómo comer como un local en todos tus viajes

Para que no vuelvas a caer en una trampa de turistas con comida mala y precios ridículos.

Para comer como un local en cada lugar que visitas, necesitas un poco de preparación, sentido común y buenos consejos, de lo contrario vas a terminar comiéndote una hamburguesa en McDonald’s o en una trampa de turistas que va a quemar tu presupuesto del viaje, y definitivamente no va a valer la pena.

¿Qué haces cuando estás buscando un buen lugar para comer en tu ciudad? Seguramente le preguntas a tus amigos, conocidos, y a los que sabes que les gusta comer bien, que viven ahí (tienen la costumbre de salir de sus casas, un ermitaño agorafóbico no te sirve de nada) y que siempre saben cuales son los mejores lugares para el tiempo de comida que estás buscando, y en tus vacaciones debería ser igual, por lo menos si quieres comer como un local y no terminar en un restaurante lleno de turistas (de esos que usan chanclas con calcetines y visten a toda su familia con la misma t-shirt) que, igual que tú, cayeron en la trampa de la mercadotecnia y están listos para ser estafados y regalarle todo su dinero a alguien que no lo merece (pagando por una comida aburrida, nada buena y ridículamente cara, como todo lo que está diseñado para atraer turistas).

Siempre es bueno ser espontáneo y dejar que el destino y el camino te sorprendan (tener un itinerario demasiado rígido o un plan demasiado específico significa que te puedes perder lo mejor), pero, también tienes que saber que cuando estas de vacaciones, las cosas no pasan como en las películas, no te vas a topar con un extraño misterioso que te abra las puertas de la ciudad y te lleve a ese restaurante pequeño y escondido, que ha pertenecido a la misma familia por generaciones y que es el lugar por excelencia al que los demás locales suelen ir para probar la mejor comida. Para llegar ahí tienes que hacer algo de trabajo de campo y quitarte la idea de que una buena comida solo puede ser servida en un restaurante llamativo, elegante o con un menú que no puedes ni pronunciar.

Comer como un local no es imposible, de hecho, si haces la tarea, es mucho más fácil de lo que crees y solo tienes que hacer seis cosas para que eso pase.

Investiga antes

Antes de viajar, es buena idea investigar un poco, buscar cuál es la mejor comida, los platos típicos, y los mejores lugares favoritos de los locales, eso te va a ayudar a hacer un “mapa” de tu viaje, saber a donde quieres, y tienes, que ir si quieres comer bien, así evitas tener que dar mil vueltas buscando algo solo para terminar en el lugar equivocado.

Solo considera que las críticas son subjetivas y que no todos van a pensar igual, pero si confías en los expertos, seguramente vas a encontrar algo bueno.

Considera un tour de comida

Si no sabes bien qué hacer o a dónde ir, y nada te convenció en tu investigación, siempre puedes considerar tomar un tour gastronómico por la ciudad, esos siempre hacen paradas en restaurantes, mercados y lugares icónicos que, aunque tengan muchos turistas, también están llenos de locales. Un tour es la mejor manera de tener variedad en tu comida y asegurarte de probar todo lo que la ciudad tiene para ofrecerte.

Pregúntale a tu mesero

Los meseros y bartenders siempre saben dónde está la mejor comida, ellos son locales. Un bartender siempre va a poder decirte donde tomar los mejores drinks a precios razonables, y los meseros seguramente tienen un lugar favorito para comer, y casi nunca va a ser una trampa de turistas con precios altos. Ellos literalmente trabajan y comen en bares y restaurantes, y saben de qué hablan cuando te dan una recomendación.

No confíes en todos los sitios de críticas

En la mayoría de las páginas de recomendaciones vas a ver las opiniones de otros turistas, no necesariamente la de los locales, y aunque pueden servirte como una guía para saber qué hacer, siempre es bueno tomarlas solo como una recomendación y no como la verdad absoluta. Si un lugar aparece en todos lados y siempre tiene buenas críticas, deberías considerar darle una oportunidad, pero no te quedes con el primer consejo y esperes que sea lo mejor.

No le tengas miedo a la comida callejera

Los puestos de la calle ofrecen muy buena comida a precios muy bajos. No estamos diciendo que te debas parar en todos, pero si hay uno en especial del que sale un aroma agradable y que además tiene una larga fila de locales esperando por un plato, entonces puedes estar seguro de que vas a probar algo bueno. Los puestos de la calle siempre sirven comida local y es una buena manera de conocer la cultura gastronómica de la zona.

Pregúntale a los locales correctos

No todos los locales son expertos en comida, algunos tienen mal gusto o nunca comen fuera de sus casas (o algunos van a creer que no vas a poder con la comida local y te mandan a los lugares más turísticos), así que para tener la mejor opción debes saber a quién preguntar. Sé específico, pregunta dónde puedes comer un plato en específico. Pregunta los precios o si a quien te lo recomienda le gusta ese lugar. Si hay un “farmers market” o algo por el estilo. Acércate a las personas (que probablemente son foodies) y pregúntales cuales son sus lugares favoritos.

#TrendyFoodie #ComerComoLocal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *